Cuatro etapas que debes cumplir para posicionar tu negocio en internet.

La necesidad de posicionar la marca digital de nuestro negocio en Internet va más allá de ser una tendencia, se trata de aprovechar al máximo los canales online para estrechar los vínculos con nuestros clientes sin importar el tiempo y la distancia. Aunque a decir verdad este objetivo se podría lograr con mayor eficacia si se diseña una adecuada estrategia digital escalonada que responda a los intereses de tu negocio.

Para ello, podemos enfocarnos en cuatro etapas que pueden favorecer el cumplimiento de nuestros objetivos.

La primera etapa consiste en visualizar la marca. Es la etapa inicial donde se propone dar a conocer los elementos visuales de la marca (logo, contactos, etc.), a la mayor cantidad posible de personas. Para ello se pueden aprovechar los espacios digitales donde convergen mayor cantidad de personas (redes sociales, sitios web de clasificados, directorios online, campañas de email marketing, etc.)

La segunda etapa se concentra en el reconocimiento. En esta etapa se propone brindar información más detallada sobre la marca y  los beneficios que aporta a los clientes, pero lo más importante está en que las personas empiezan a identificar y asociar que nuestro negocio puede satisfacer sus necesidades y deseos.

La tercera etapa es la notoriedad. En esta etapa se concibe que la marca esté en una fase superior, donde se comienza a relacionar la identidad y la imagen de la marca con valores importantes para las personas; o sea la marca se hace notar en un público determinado y estos comienzan a asimilar sus beneficios, quiénes la integran, cómo funciona, y sus valores funcionales y emocionales. Este es el punto de partida para establecer un vínculo a largo plazo entre el negocio y las personas, que si se gestiona adecuadamente puede facilitar la transición hacia la última etapa.

La cuarta etapa es la reputación, la cual constituye el estado deseado para los negocios, donde se crea un vínculo emocional con las personas. En esta etapa el público obtiene beneficios funcionales y emocionales, con un alto nivel de calidad y personalización, que impactan positivamente en su percepción de la marca, favoreciendo esto que se conviertan en embajadores de la marca.

Lo más importante es identificar en cuales de las etapas se encuentra actualmente nuestro negocio, para dirigir así la estrategia digital en función de nuestros objetivos.

Leave a Reply